El hombre menos atractivo del mundo

Uno de cada cuatro españoles confiesa esforzarse en parecer más masculino

Joven vistiendo pajarita y americana celeste
Joven vistiendo pajarita y americana celeste
25 MAR 2016
por

Mucho se habla de las inseguridades que tenemos las mujeres sobre nuestro aspecto físico y los esfuerzos que hacemos para parecer más guapas y sentirnos mejor. Pero, ¿y los hombres? ¿Acaso ellos no se sienten (también) presionados por los estereotipos? La respuesta es sí, igual que nosotras, y lo demuestra un amplio estudio sobre la masculinidad realizado por la marca Axe con motivo de la presentación de su nueva campaña “Find Your Magic”.

El estudio, realizado sobre una muestra de 10.000 hombres de 12 países (Alemania, Argentina, Brasil, China, España, India, México, Rusia, Tailandia, Turquía, Reino Unido y EEUU) de los que 1.000 pertenecen a nuestro país, demuestra que 1 de cada 4 hombres se esfuerza (y mucho) en parecer más masculino. Así que tal vez lo expresen menos, pero les importa y preocupa como a nosotras.

De todos los países analizados, los españoles son los que menos atractivos se sienten, ya que tienen una falta de confianza en sí mismos muy elevada: solo el 40% de los encuestados piensan que son atractivos. La cifra se encuentra muy por debajo de la opinión de los hombres brasileños (62%), mexicanos (59%) y americanos (50%), y solo por encima de los británicos (29%). Esta falta de confianza es especialmente elevada entre los hombres menores de 25 años, mientras que a medida que se hacen mayores aumenta.

El estudio también descubre que uno de los motivos por los que los hombres españoles tienen menor autoestima es su creencia en que las mujeres prefieren a los hombres con actitud y rasgos típicamente masculinos. Casi la mitad (43%) de los hombres españoles piensan que la mayoría de las mujeres busca a un hombre que cumpla con los rasgos del estereotipo masculino. Se trata del segundo país donde esta impresión está más extendida, solo superado por los hombres de Estados Unidos (49%).

Otra muestra de la presión social que sufren los hombres de nuestro país es que el 20% reconoce que su preocupación llega hasta el punto de evitar llevar a cabo actividades que pueden ser consideradas como “menos masculinas” por miedo a ser juzgado o etiquetado. Este tipo de actitudes y/o comportamientos que van en contra de la propia naturaleza de la persona, afectan directamente a la seguridad que uno tiene en sí mismo e, inevitablemente, al comportamiento ante las personas que le rodean.

Existen ciertas discrepancias entre lo que los hombres afirman y sus comportamientos reales. El 61% de los españoles afirma que tener una personalidad distintiva les hace más atractivos ante las mujeres, siendo el país donde esta opinión es más elevada. Además, el 43% piensa que tener algo físico que les diferencia también les beneficia.

No obstante, al ser cuestionados por situaciones de su día a día, el 34% prefiere ocultar aquellos rasgos que les hacen parecer distintos, y solo el 22% se siente a gusto siendo diferente. Esta necesidad de ocultar la auténtica personalidad tiene como consecuencia que solo el 43% de los hombres españoles se sienta a gusto hablando de sus problemas personales, muy por debajo de Estados Unidos (60%), Brasil (57%), México (53%), Reino Unido (47%).

Pero, ¿qué hace realmente atractivos a los hombres españoles? El sentido del humor es la clave para el 77% de las mujeres de cara a considerar a un hombre atractivo, seguido de una personalidad distintiva 74% y tener alguna característica física que les haga únicos 66%. Por el contrario, cumplir con los rasgos típicamente considerados masculinos solo es relevante para el 8% de las mujeres y tener un cuerpo musculoso, para el 5%. La riqueza o buena posición solo es considerado clave para el 5% de las mujeres. Contrariamente, los hombres tienden a pensar que las mujeres se fijan en un cuerpo musculoso 17%, en unos rasgos simétricos perfectos 22% y una actitud muy masculina 18%.

Es evidente que la presión social la sufrimos todos, hombres y mujeres. En el caso de ellos, el concepto de estereotipo masculino sigue marcando las pautas de su comportamiento. Un hecho que les provoca incomodidad a la hora de tratar de expresarse de forma auténtica. “Nuestro objetivo es liberar a los hombres de la presión social que sufrimos día a día, rompiendo con los estereotipos de hombre ideal. No hay forma más atractiva de mostrarse ante los demás que explotando aquello que te hace diferente; ser tú mismo” afirma Mikel Valdés, Brand Manager de Axe. Y yo, no puedo estar más de acuerdo.