El mundo según Jane Austen

El legado de una de las grandes figuras de las letras universales

Los actores Keira Knightley y Matthew Macfadyen en "Orgullo y prejuicio" (2005)
Los actores Keira Knightley y Matthew Macfadyen en "Orgullo y prejuicio" (2005)
16 MAY 2017
por

Una de las razones por las que el mundo de Jane Austen es fascinante para tantas personas desde hace ya mas de doscientos años, es porque parece seguir reglas más estrictas que las nuestras, estableciendo límites en el comportamiento. Existen formas precisas de introducción y dirección, convenciones para «salir» a la sociedad (es decir, la entrada oficial de la niña en la sociedad y por lo tanto su casamiento), para pagar y devolver visitas sociales, incluso para mezclarse con diferentes rangos sociales.

Orgullo y Prejuicio, Emma y Persuasión son sensibles a las cuestiones de estatus social y se puede ver extendiendo la definición de sociedad educada para incluir a los miembros previamente excluidos de las clases profesionales y mercantiles y la marina de guerra. Por encima de todo, las relaciones entre hombres y mujeres jóvenes son cuidadosamente monitoreadas. Una de las razones por la cual las escenas de baile son tan prominentes en las novelas de Austen es que la pista de baile fue, en su tiempo, la mejor oportunidad para identificar a las parejas con propósitos románticos, para avanzar un cortejo y para probar las relaciones entre ambos sexos.

Pero incluso la libertad comparativa de una danza tenía sus reglas y etiqueta: para el número de bailes que uno podría tener con un solo compañero (sólo dos); por la cantidad (limitada) de contacto corporal entre las parejas. En los bordes de la pista de baile estaban los chaperones y los que estaban sentados al bailar, que observaban. Estos estarían muy al tanto de interpretar el comportamiento de los que bailaban.

Orgullo y prejuicio se desarrolla como una serie de eventos públicos o semipúblicos - asambleas, bailes, fiestas de cenas, reuniones de casas de campo - cada uno seguido de críticas ansiosas compartidas por dos personas en privado mientras analizan estos eventos que, en muchas ocasiones, son esperados con gran anticipación. Charlotte Lucas y Elizabeth Bennet, Elizabeth y Jane Bennet, Elizabeth y la señora Gardiner tienen continuas conversaciones en las cuales buscan leer el comportamiento de otros, interpretando motivos e intenciones y sacando conclusiones.

En todas sus novelas Jane Austen retrata una sociedad que restringe estrechamente el espacio mental y físico, particularmente para las mujeres, a las que permite poca soledad o independencia. Muchos de los acontecimientos cruciales de una trama de Austen tienen lugar en el interior o en la confinante presencia de un número de personas. Con frecuencia la trama avanza por medio de conversaciones oídas: el rumor juega un papel importante en la transmisión y distorsión de las noticias (cabe recordar lo relevante de esto en las diversas especulaciones que rodean a Jane Fairfax en Emma).

Y todo el mundo parece estar envuelto en un interminable chisme. La resolución de la trama de Persuasión en el White Hart en Bath se desarrolla a partir de un grupo de personas confinadas en un pequeño espacio (una habitación en un hotel), realizando varias conversaciones privadas, actividades y escuchando, observando y reaccionando abiertamente o encubiertamente para tratar de descubrir cualquier cosa importante y jugosa unos sobre otros. El sentido de ser observado, cubierto y discutido por toda una comunidad es parte primordial de todas las novelas de Austen.

Uno de los grandes legados de Jane Austen para la novela europea del siglo XIX es crucialmente una afirmación de opinión, o punto de vista, incluso de los chismes de las comunidades de la aldea, sobre la verdad en general. Lo que esto significa es que, así como sus mundos ficticios se constituyen a partir de múltiples opiniones, de la gente observando y comentando sobre el comportamiento del otro, de la misma manera, Austen sostiene que las novelas pueden enseñar a los lectores las habilidades esenciales de interpretar el carácter y aprender a vivir en sociedad , teniendo en cuenta las opiniones de los demás y sabiendo cuándo ajustar la nuestra.

Cualquier libro de esta gran autora tiene que ser considerado para su lectura y aunque su novelas han sido llevadas con gran éxito a la pantalla grande, nada se puede comparar a leerlo y releerlo. Cada personaje es complejo, imperfecto, pero tremendamente cercano lo que los hacen simplemente inolvidables. Sus diálogos inteligentes y llenos de humor e ironía hacen de cada historia una maravillosa obra maestra.