Todos tenemos sueños. Cada uno es diferente, único, pero todos ellos tienen un denominador común, la inspiración. La inspiración de lo que somos y de lo que queremos llegar a ser. Y ésta, como tantas otras cosas bonitas, se puede encontrar en cualquier parte, pero si tenemos que decidir un lugar donde encontrarla es en el hogar, en el de cada uno. Un hogar no es solo donde vivimos, es el lugar al que pertenecemos, donde encontramos nuestra familia, nuestros amigos... es donde vivimos de verdad.

Gracias a la apertura en Madrid de la inmobiliaria de prestigio Sotheby’s International tuve la oportunidad de conocer a Paul y Suzie Kempe, matrimonio y propietarios de VIVA Sotheby’s International Realty – licenciatarios para operar en exclusiva la marca en España, excluyendo Cataluña y Andalucía –. Para ellos vivir es un arte y viven en una casa que les inspira.

Una de las cosas que más curiosidad me despertó de su manera de entender la vida y los negocios es su orientación al cliente y hablan de eso como uno de los principales puntos de diferenciación. Para Paul, su apuesta por la calidad, el respeto por los clientes, el compromiso y el esfuerzo, es lo que le ha llevado al momento donde está ahora. Paul abrió la primera oficina de VIVA SIR en Puerto de Andratx en 2011 y actualmente dispone de cinco sedes a nivel nacional, distribuidas en varias ciudades españolas como Mallorca, Menorca, Ibiza y la recién estrenada Madrid. En sus propias palabras, «la reciente apertura de nuestra oficina de Madrid nos ilusiona mucho y es un mercado del que esperamos grandes cosas. Además, tenemos previstas aperturas en un futuro en otras ciudades como parte del proyecto de expansión a nivel nacional: Valencia, Bilbao o San Sebastián, entre otros».

A Paul le gustó que le preguntara por qué la casa de subastas Sotheby’s decidió embarcarse en el mundo inmobiliario y su repuesta fue tan espontánea que me encantó: «¡porque necesitaban exponer esas obras de arte!». Y es que el prestigio reconocido a nivel mundial de la marca Sotheby’s es inigualable. La aclamada casa de subastas, fundada en 1744 en Londres para servir a coleccionistas de arte se expandió a la ciudad de Nueva York en 1955. Casi dos décadas más tardes se crea Sotheby’s International Realty, heredando el nombre de la marca madre, y su legado, ofreciendo servicios inmobiliarios únicos.

Paul tiene claro a quién quieren dirigirse, tiene claro quién es su público y no lo segmenta por capacidad adquisitiva sino por la búsqueda que tienen de un servicio diferente, exclusivo, personalizado...:

«El cliente de Sotheby’s es selecto, a menudo conoce la marca y busca en ella la perfección, dada la reputación que tiene. Esto se hace más evidente cuando se trata de clientes de perfil internacional, que acuden a Sotheby's porque transmite confianza y les gusta el cariz internacional de la marca. Por ejemplo, en Madrid hay una gran cantidad de clientes procedentes, sobre todo, de Latinoamérica, muchos de los cuales vienen referidos por las oficinas de México, Miami, y Argentina y que valoran un servicio personalizado y de confianza».

Al pensar en Sotheby’s, yo, inevitablemente, imaginaba lujo, casas gigantes, actores famosos… Suzie se reía y Paul me miraba con cara de póker, la verdad. Pronto me sacaron de mi error. Bueno, no era un error al 100%, sino una información incompleta. También son esas propiedades, pero no solo. Una casa Sotheby’s es aquella que tiene algo especial, ese no sé qué que la hace única, diferente. «No es igual una villa en Mallorca que un piso en Madrid. En Madrid, por ejemplo, tenemos casas más grandes a las afueras, pero pisos maravillosos en el centro, con vigas de madera y ventanales enormes, pisos llenos de luz…». Cada casa tiene su ciudad, su momento, su uso… pero lo importante es que tenga gente que las viva, que cree su historia dentro de ella.

Sin duda, Paul y Suzie comparten los valores de Sotheby’s. Apasionados de la vida, de los viajes de la música – tienen incluso sus propios estudios musicales en Londres- desprenden una energía especial, casi mágica. Son personas que han hecho de vivir un arte y de saber vivir bien su estilo de vida.