Martín Cuesta Escobedo
Colabora con WSI desde julio 2020
Martín Cuesta Escobedo

Nací en Lima (Perú) el 9 de diciembre de 1980. El regalo de Navidad que más me marcó durante la infancia fue una edición de las Fábulas de Esopo, recibida de parte de un tío materno a la tierna edad de 5 años. Desde entonces, vivo pegado a los textos, en todos los formatos y tipos. Mi temprano hábito como lector fue nutrido por montones de libros que de niño tenía a mi disposición gracias a la profesión de mis padres, ambos docentes. Quizás por ese motivo la vida quiso que en 1999 estudiara Educación, especialidad de Lengua y Literatura, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Decana de América.

En el 2001, empecé a dictar clases en colegios. Tenía 20 años de edad. Luego de mucho tiempo de ardua labor docente, llegado el 2009, decidí buscar nuevos rumbos profesionales. Basé mis esperanzas en encontrar un trabajo que me permitiera aplicar lo que consideraba mi conocimiento más consolidado: la ortografía. Ingresé dicha palabra en un buscador de empleos y uno de los trabajos que encontré fue “corrector de textos”. Sin haber escuchado antes sobre esa profesión, apliqué a esa oferta. Rendí satisfactoriamente una evaluación de ortografía y redacción. Desde entonces, pude iniciar mi aventura en el mundo editorial. Mi vida cambió.

Con el paso de los años, tuve el privilegio de corregir, redactar y editar varios textos, colaborando en distintas editoriales y en el Ministerio de Educación de mi país. En 2012 tuve la chance de empezar a dictar capacitaciones de redacción y ortografía. Así comprendí que, en realidad, sí me gustaba enseñar, pero que la educación escolar no era para mí, ni yo para ella. Al cabo de un año, fui coordinador en una pequeña editorial. Allí comprendí el significado de la frase “Pueblo chico, infierno grande”: como era el único profesional de la rama de letras, tuve que desdoblarme para corregir, redactar, editar y realizar autoría. Además, me encargué de supervisar la labor de diagramadores, diseñadores, ilustradores y retocadores, así como de coordinar con el área de producción y de marketing. Esa experiencia laboral fue agotadora y desafiante, pero me sirvió como una “maestría empírica” en edición. En 2014, gracias a las labores de autoría desempeñadas en esa editorial, se me presentó la espléndida ocasión de publicar sendos cuentos sobre cuatro de los literatos peruanos más renombrados: Vallejo, Palma, Ribeyro y Melgar.

Dos años después, incursioné en la edición de textos escolares, un anhelo proyectado desde mis tiempos docentes. Hacia 2017, me gané con mucho esfuerzo mis galones de editor de textos escolares en Norma (ex Grupo Carvajal, ahora parte del Grupo Prisa) y a la par incursioné en prensa escrita como corrector. A partir del 2018, decidí reforzar mis conocimientos empíricos estudiando en la Escuela de Edición de Lima. Actualmente, sigo desempeñándome en labores de edición, redacción, corrección y capacitación; pero hago mis pinitos en el mundo de la redacción web, con muchas expectativas de satisfacer la creciente necesidad de expresar algunas de mis ideas.

Artículos de Martín Cuesta Escobedo

Subscribe
Get updates on the Wall Street International Magazine