A pesar de que las frutas comestibles son una parte importante de una dieta saludable, al menos una ha causado una forma atípica de la enfermedad de Parkinson, cuando se consume en exceso en las islas de Guadalupe, Guam y Nueva Caledonia, así como dentro de la población afrocaribeña e india en Londres.1 Recientemente, Martinica se ha añadido a esta lista.2

La fruta culpable crece en un árbol llamado soursop en inglés, graviola en portugués, guanábana en español y laxmanphal en la India. A pesar de que graviola es la palabra brasileña para Annona muricata, esta se ha vuelto muy popular en inglés. Por otra parte, las cinco hierbas más buscadas durante el año 2008 en el sitio web «AboutHerbs» del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center incluyen al término graviola y no a la palabra guanábana.3 Estos frutos se utilizan para hacer un jugo y un néctar bastante populares en Puerto Rico, EE. UU., México, Brasil, Malasia, China, India y otros muchos países. Sin embargo, el público ha sido engañado y desinformado sobre sus beneficios.

Hay innumerables sitios web, artículos de revistas e, incluso, al menos un libro que afirman que la graviola puede prevenir o curar el cáncer. Sin embargo, algunas personas pueden sucumbir a una forma atípica de la enfermedad de Parkinson mientras piensan que están previniendo o curando el cáncer. Esto es triste porque hay muchos tratamientos y curas aprobadas por la Federal Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés) para luchar contra muchos tipos de cáncer. Por otra parte, una persona (especialmente un niño) podría aumentar su riesgo de padecer parkinsonismo atípico tomando el suplemento dietético de fruta. El objetivo de este artículo es explicar cómo ocurrió la desinformación sobre los supuestos efectos anticancerígenos y por qué las personas (especialmente los niños) no deben consumir demasiadas frutas del árbol de guanábana u otros árboles de la misma familia botánica.

La guanábana y otras frutas de la familia Annonaceae contienen unas clases de neurotoxinas llamadas acetogeninas.4 Estas neurotoxinas también están presentes en otras frutas de esta familia, incluyendo el pawpaw norteamericano (Asimina triloba).5 Desafortunadamente, se han publicado muchos artículos que describen los efectos anticancerígenos que se ven en las células cultivadas en laboratorios y los extractos de graviola y pawpaw están ampliamente disponibles como suplementos dietéticos.6 Se comercializan como capaces de matar las células cancerosas, pero, supuestamente, no afectan a las células sanas, como las neuronas en el cerebro.7

La cura nunca llega, el autor de Disease Industry escribió: «La FDA apoya la afirmación de que el olor a fruta de guanábana es muy similar al de los medicamentos de quimioterapia y hay varios informes de que es un arma poderosa contra el cáncer por lo que mata las células dañinas hasta 10.000 veces más eficientemente que la quimioterapia porque se sabe que la graviola ataca las células cancerosas sin dañar las células sanas».8 El autor citó la referencia 41 y dijo que era el sitio web de la FDA sobre las inspecciones en el apartado de «Cumplimiento e Investigaciones Criminales».

Si busca en ese sitio web graviola y cáncer, encontrará dos cartas de advertencia a las organizaciones que venden el extracto de graviola. Estas cartas no apoyan la afirmación de que la FDA piensa que la graviola ataca a las células cancerosas sin dañar a las células sanas; apoya justo lo contrario: tales afirmaciones no solo son falsas, sino también ilegales. El autor de Disease Industry continuó afirmando que los médicos no quieren que la gente sepa que unos compuestos llamados acetogeninas (que están en la fruta, las semillas, los tallos y las hojas de la graviola y en otros miembros de la familia Annonaceae) pueden curar el cáncer y son más eficaces que los primeros tratamiento de línea para muchos tipos de cáncer8 por que han salvado cientos de millones de vidas.9 Por lo tanto, la FDA emitió una carta de advertencia a las empresas que venden extracto de graviola; en su sitio web indica que solo se utiliza para la mitigación, tratamiento o prevención de la enfermedad.10

En otro sitio web titulado «Extracto de graviola» bajo la pestaña «Beneficios» se afirma que: «El extracto de graviola es el mejor suplemento alternativo para apoyar las tratmentos [sic] de cáncer y para ayudar con la cura de los siguientes tipos de cáncer: cáncer de próstata (también ayuda con la Prostatitis), cáncer de mama, cáncer de pulmón, cáncer de colon, (rectume [sic] cáncer), cáncer de útero, linfoma no Hodgkin, melanoma, cáncer de piel , cáncer de riñón y cáncer de ovario».

Otra página web titulada «Graviola Extract Benefits» afirma que: «Mata las células cancerosas sin dañar las células sanas». Otra página web titulada «¿Es Graviola una cura contra el cáncer?» afirma que, «los estudios comparativos se hicieron in vitro comparando el efecto con adriamicina [quimioterapia conocida]. Se descubrió que ella [las hojas de graviola] es 10.000 veces más potente, y que mata las células cancerosas sin dañar las células sanas como con la quimioterapia [la quimioterapia causa náuseas, pérdida de peso y cabello]... ».10

Esta última falsedad se ha difundido extensamente a través de la literatura popular y científica. Un artículo científico publicado y revisado por pares afirmaba que una acetogenina en particular tiene «una potencia de más de 100 millones de veces la de Adriamicina».11 Sin embargo, ni los autores originales ni los científicos que lo revisaron tenían la experiencia adecuada en la preparación ni en el análisis de soluciones muy diluidas. Si lo hubieran hecho, se habrían dado cuenta de que es imposible preparar soluciones muy diluidas en un laboratorio ordinario. Es posible preparar soluciones muy diluidas de cloruro de sodio (sal) que son necesarias para analizar agua desionizada muy pura, si se hace en una instalación que es tan limpia como las habitaciones utilizadas para fabricar dispositivos electrónicos. Incluso entonces, es esencial que las soluciones diluidas sean analizadas para asegurar su adecuada dilución. Estas precauciones no se tomaron y nunca se realizaron análisis de las soluciones supuestamente diluidas en el estudio que compara a la graviola con la adriamicina.11

La FDA posteriormente emitió otra carta de advertencia a una empresa que vendió un extracto de graviola.12 Indicó que:

Su producto no es generalmente reconocido como seguro y eficaz para los usos mencionados anteriormente y, por lo tanto, el producto es un «nuevo medicamento»; en virtud del artículo 201(p) de la Ley [21 U.S.C. 321(p)]. Los nuevos medicamentos no pueden ser introducidos legalmente o entregados para su introducción en el comercio interestatal sin la aprobación previa de la FDA, como se describe en la sección 505(a) de la Ley [21 U.S.C. 355(a)]; véase también el artículo 301(d) de la Ley [21 U.S.C. artículo 331(d)]. La FDA aprueba un nuevo medicamento sobre la base de los datos científicos presentados por un patrocinador de medicamentos para demostrar que el medicamento es seguro y eficaz. Además, su producto Extracto de Graviola se ofrece para condiciones que no son susceptibles al autodiagnóstico y tratamiento por personas que no son médicos; por lo tanto, las instrucciones adecuadas para su uso no se pueden escribir para que un laico pueda utilizar este medicamento de forma segura para sus propósitos previstos. Por lo tanto, este medicamento tiene un nombre incorrecto en el sentido del artículo 502(f)(1) de la Ley, en el sentido de que su etiquetado no lleva instrucciones adecuadas de uso [21 U.S.C. 352(f)(1)]. La introducción de un medicamento de marca errónea en el comercio interestatal es una violación del artículo 301(a) de la Ley [21 U.S.C. 331(a)].

Por lo tanto, la FDA y agencias similares en otros países se dan cuenta de que la graviola y la pata de América del Norte no deben ser comercializados como curas para el cáncer.

La papaya no es lo mismo que el pawpaw

Desafortunadamente, la papaya, que es muy sana y no tóxica, se ha confundido con el pawpaw.13-15 La papaya pertenece a una familia diferente (Caricaceae) y tiene un género y especie completamente diferente, Carica papaya Linn.16 La fruta contiene muchos antioxidantes, vitaminas y minerales, así como enzimas (papaína y lipasa) que ayudan a la digestión, así como la chitinasa, que tiene actividad antibacteriana.17 También tiene relativamente pocas calorías (32 calorías/100 g de fruta madura). Los beneficios para la salud son que previene la presión arterial alta (ayuda a los hipertensos), también es hepatoprotector, es decir que es benéfico para el hígado. La fruta también tiene propiedades antibacterianas, propiedades antihelmínticas (son parásitos intestinales), propiedades antifúngicas y antipalúdicas. La papaya fermentada también apoya al sistema inmunitario. Los antioxidantes de la fruta pueden ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer y enfermedades neurodegenerativas (como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson). Un extracto de las semillas se comercializa como capaz de rejuvenecer el cuerpo y aumenta la energía.17 Por lo tanto, el fruto del árbol de la papaya es muy saludable y diferente al fruto de la pata norteamericana o pawpaw.

En conclusión, la graviola, la pata norteamericana y otras frutas de la familia Annonaceae pueden causar una forma atípica de la enfermedad de Parkinson que no responde a la terapia estándar (L-DOPA). Además, hay mucha desinformación y confusión no solo en la literatura popular, sino también en algunos artículos revisados por pares que han sido publicados en revistas científicas.

Notas

1 Lannuzel, A., et al. Atypical parkinsonism in Guadeloupe: a common risk factor for two closely related phenotypes?, Brain. volume 130, 2007, pages 816-827.

2 Lannuzel, A., et al. Further evidence for a distinctive atypical degenerative parkinsonism in the Caribbean: A new cluster in the French West Indian Island of Martinique. Journal of the Neurological Sciences, volume 388, 15 May 2018, pages 214-219.

3 Cassileth, B. R., et al. The public health impact of herbs and nutritional supplements. Pharmaceutical Biology, volume 47, 2009, pages 761–767. *

4 Smith, R. E., et al. Bioactive Annonaceous Acetogenins. Studies in Natural Products Chemistry, Chapter 4, Volume 41, 2014, pages 93-117.

5 Levine, R. A., et al. Determination of neurotoxic acetogenins in pawpaw (Asimina triloba) fruit by LC-HRMS. Journal of Agricultural and Food Chemistry, volume 63, 2015, pages 1053-1056.

6 Höllerhage, M., et al. Neurotoxicity of dietary supplements from Annonaceae species. International Journal of Toxicology, volume 36, 2015, pages 543-550.

7 BeatCancer.org Graviola (Soursop): Anti-Cancer Superfood?

8 Vianna N. Acetogenins: A New Vision Against Cancer. Digital; First Edition Revision 1, 2015.

9 Smith R. E. Medicinal Chemistry – Fusion of Traditional and Western Medicine, 2nd ed. Bentham Science, Sharjah, U.A.E. 2014.

10 FDA. Inspections, Compliance, Enforcement, and Criminal Investigations. Graviola Group.

11 Hopp, D. C. Squamotacin: An Annonaceous Acetogenin with Cytotoxic Selectivity for the Human Prostate Tumor Cell Line (PC-3). Journal of Natural Products. Volume 59, 1996, pages 97-99.

12 FDA. Inspections, Compliance, Enforcement, and Criminal Investigations. Majopa Industries Corporation, 2016.

13 Papaya.

14 Supuestamente, es una foto de la fruta de pawpaw pero, en realidad, muestra una fruta de papaya.

15 Adeoye I. B. Umeh U. C., Ajetunmobi T. Prospects and problems of marketing pawpaw in the urban environment of Ibadan, Nigeria. Libyan Agricultural Research Center Journal International. Volume 3, 2012, pages 80−84.

16 United States Department of Agriculture. Classification for Kingdom Plantae Down to Species Carica papaya L.

17 Krishna, K. L., et al. Review on nutritional, medicinal and pharmacological properties of Papaya (Carica papaya Linn.). Natural Products Radiance. Volume 7(4), 2008, pages 364-373.