Londres es después de Hong Kong y Bangkok, con 21 millones de turistas anuales, una de las ciudades más visitadas del mundo. Quien visita la capital del Reino Unido parece tener una cita obligada con el Big Ben, el Palacio de Buckingham, las pantallas de Piccadilly Circus o dándose una vuelta en la gran noria del London Eye para observar el río Támesis desde las alturas.

La compañía sin ánimo de lucro Unseen Tours, que se encarga de la reinserción de personas sin hogar, propone algo distinto. Desde hace un tiempo implantó una iniciativa, que vuelve ahora a tomar impulso, por la que los conocidos como homeless se convierten en guías turísticos para mostrar la ciudad desde otro punto de vista.

En la actualidad tienen cinco circuitos disponibles por distintas zonas de Londres. Los visitantes pueden escoger entre: Soho, Brick Lane, Covent Garden, London Bridge o el alternativo barrio de Shoreditch. Estos guías turísticos tan especiales mezclan la historia de estas zonas con sus propias vivencias personales, sin caer en lo melodramático pero con un fuerte deseo de conectar con la gente que se anima a explorar ese otro Londres.

Unseen Tours se estableció en la capital inglesa en 2010, lo que la convierte en una de las primeras, si no la primera, organizadora de tours turísticos realizado por personas sin hogar a nivel mundial. El 60% del precio del ticket de estos tours va directamente al guía, y el resto cubre los gastos de funcionamiento de la organización.

Con esta iniciativa, una vez más, Londres se pone a la vanguardia en el descubrimiento de formas innovadoras de incluir y emplear a personas sin hogar, habiendo sido también el lugar de nacimiento de The Big Issue street en 1991. El periódico callejero de mayor circulación en el mundo, que ofrece a las personas sin hogar, o personas en riesgo de quedarse sin hogar, la oportunidad de obtener ingresos, lo que les ayuda a reintegrarse en la sociedad en general.

El relanzamiento de los tours guiados por homeless con nuevas rutas coincide con nuevos datos que confirman que el número de personas que duermen en las calles de Londres ha vuelto a alcanzar un pico máximo. La muerte de un hombre que pedía limosna en el subterráneo de Westminster a mediados de febrero, ha vuelto a saltar las voces discrepantes con las políticas sociales en Reino Unido. El número de personas durmiendo a la intemperie ha aumentado un 169% desde la llegada al poder del Partido Consevador en el 2010. El hombre de unos cuarenta años solía pedir limosna al paso de los diputados, era de origen portugués, llegó a trabajar como modelo y se había ganado la vida como camarero en Londres.

Según datos oficiales, unos 4.750 británicos duermen en la calle todos los días. La ONG Shelter eleva esa cifra a 9.000, más otros 9.000 que duermen en tiendas y coches y unos 78.000 en refugios. Tan sólo en Inglaterra, en los últimos tres años, el número de homeless ha aumentado un 75%, con especial incidencia en ciudades como Brighton o Manchester. La palma se la lleva Londres y más en concreto el distrito de Camden, con un aumento de más del 600% en un año.

Una dura realidad pero de la que se puede salir como demuestran iniciativas como las de estos tours turísticos, que nos pueden mostrar una perspectiva muy distinta, no sólo de una ciudad como Londres sino de nosotros mismos como seres humanos. Por qué no probarlo?