Resulta inevitable pensar en la situación actual, COVID-19, que atravesamos a nivel mundial cuando te sientas en una butaca delante de la gran pantalla para ver un thriller de desastres naturales, máxime si luces una asfixiante mascarilla que te cubre parte de la cara. Qué fina resulta la línea que separa la realidad de la ficción.

Ambas situaciones referidas a supuestos fenómenos naturales apocalípticos, pero marcando distancias y es que, si en la existencia de 2020 amenaza una pandemia, será un asteroide, el más grande de la historia, el que desafíe a la Tierra con aniquilar todo rastro de vida en el filme Greenland: el último refugio. La nueva película del productor de la saga John Wick, The Town. Ciudad de Ladrones, la oscarizada Ha nacido una estrella y Furia de Titanes llegará a los cines españoles el próximo 25 de septiembre, coprotagonizada por Gerard Butler (Objetivo: Washington D. C.,300) y Morena Baccarin, (Deadpool). La cinta sigue las líneas del cine del director Ric Roman Waugh (Objetivo: Washington D. C., El mensajero), que vuelve a trabajar con Butler después de estrenar juntos el año pasado Angel Has Fallen.

Esta mezcla de thriller, drama y acción comienza en el estado de Florida, con la confusión que genera este tipo de catástrofes, donde nadie entiende nada y espera pegado al televisor nuevas noticias que indiquen cómo se debe actuar ante —en esta ocasión— los fragmentos del cometa Clarke que se dirigen a la tierra y provocarán un impacto con dimensiones absolutamente inimaginables. «¿Qué ha sido eso?», pregunta expectante en el jardín de su casa el personaje de John Garrity, interpretado por el actor escocés Gerard Butler, para dar paso a una ensordecedora explosión.

A la par, John recibe un mensaje del gobierno que asegura «esto no es un simulacro», y le ordena desplazarse a la base Dobbins, con Nathan (Roger Dale Floyd), su hijo de siete años, y Allison (Morena Baccarin), su esposa, de la que se ha separado. La familia resulta ser una de «las elegidas» por los gobiernos de todo el mundo, que realizan un sorteo a través del cual los afortunados podrán sobrevivir en refugios secretos. Decisión que desata una situación catastrófica, el pánico global: riadas de personas que intentan escapar para colarse en aviones que les transporten a un lugar seguro, colapsos de vehículos hacinados, saqueos, robos de pulseras de acceso, secuestros… En definitiva: desesperación. «Han cancelado todos los vuelos comerciales», dice John estupefacto a su llegada a la base. ¡Cómo me suena esta frase!

Previamente separados debido a infortunios y descalabros varios (como la pérdida de la insulina de su hijo), John consigue reunirse finalmente con Nathan y Allison para trasladarse a un aeropuerto canadiense y emprender un viaje no exento de amenazas al verse bombardeados por pedazos de roca incandescentes. Una extraordinaria ocasión, esta, para plasmar los planos dantescos que atesora la producción estadounidense.

El desastre apocalíptico está escenificado en la película con espectaculares secuencias de acción que retratan con impacto visual la crudeza de ciertas tramas. Sin duda, lo mejor del filme. En contraposición, por momentos, cojea la credibilidad de algunas secuencias y personajes que, con la cámara bien pegada a sus rostros, caen inmiscuidos en un exceso de drama a destiempo. Una combinación donde pesa más lo que suma que lo que resta e invita a verla en pantalla grande, dados sus afinados efectos especiales.

Esta historia de supervivencia vuelve a reunir a Butler y el realizador californiano Ric Roman Waugh después del éxito en taquilla de Objetivo: Washington D. C. donde trabajaron juntos. Pronto coincidirán de nuevo en el filme Kandahar que están a punto de rodar.

En cuanto a la proyección de la cinta en Estados Unidos, la productora Xfilms decidió aplazar su estreno en varias ocasiones debido a la COVID-19. Su última fecha de estreno estaba prevista —como en otros países europeos—, el 25 de septiembre, pero, tras ser cancelada de nuevo, el filme se queda ahora en el limbo ante futuras confirmaciones. La película ha recaudado hasta la fecha más de 12 millones de dólares en el entorno internacional.

Greenland: el último refugio que recuerda, en temática y fotogramas, a algunas cintas del realizador alemán Roland Emmerich, artífice de las mayores catástrofes cinematográficas como 2012 o The Day After Tomorrow llega a España de la mano de Diamond Films. Coproducida por Thunder Road Films, propiedad del productor Basil Iwanyk (Ha nacido una estrella, Sicario), en colaboración con G-BASE —productora que Gerard Butler y su representante Alan Siegel dirigen—, la película fue distribuida a nivel mundial por STX International, que presentó el proyecto en la última Berlinale.

Ficha técnica

Título original: Greenland

País: Estados Unidos

Dirección: Ric Roman Waugh

Guion: Chris Sparling

Intérpretes: Gerard Butler, Morena Baccarin, David Denman, Hope Davis, Roger Dale Floyd

Fotografía: Dana Gonzales

Género: Thriller, Drama, Acción

Duración: 119’

Productora: Thunder Road Pictures, G-BASE