Quizás has escuchado la palabra «garnacha». En algunos países esta palabra se refiere a una prenda de vestir, en algunos otros se refiere a una variedad de uva.

Pero en México, «garnacha» es como nos referimos comúnmente a todo tipo de antojitos callejeros: estos se consumen a cualquier hora del día, ya sea para el desayuno, comida o cena. Cabe señalar que los puestos callejeros de comida es algo muy arraigado a nuestra cultura. Aunque actualmente estos antojitos o garnachas se venden también en restaurantes.

Sin importar edad, clase social y hasta la nacionalidad, una vez probándolas no hay quien se resista a su sabor.

¿Pero qué son las garnachas?

De acuerdo a la definición que da el Diccionario del Español de México, garnacha es:

Alimento del grupo de los antojitos, que consiste en una tortilla de maíz pequeña, frita en manteca, a la que se pone encima frijoles, salsa picante y trocitos de chorizo, papas o carne.

Así que básicamente es todo antojo de masa de maíz frito en aceite o manteca, coronado preferentemente con una deliciosa salsa picante y también comúnmente acompañadas de crema y queso. Hoy en día llamamos garnachas a las quesadillas, tacos, flautas, sopes, tlacoyos, etc.

Las garnachas son tan populares que podríamos considerarle la fast food mexicana por excelencia y todos la consumimos, me atrevería a decir que no hay ningún habitante mexicano que no las haya probado y les haya gustado, ya que hay tanta variedad como existen diferentes gustos.

Las garnachas pueden tener diferentes tipos de rellenos, puede ser solo con queso o pollo, carne, chorizo, papa, champiñones o incluso diferentes guisos que pueden ir cambiando dependiendo la región. Las garnachas son tan populares que se venden en todos los barrios, mercados o cualquier lugar que implique un tránsito continuo de personas. Aunque varios restaurantes de comida mexicana ya han adaptado estos platillos a la alta cocina.

¿Cuál es su origen?

Se dice que las garnachas tienen su origen desde tiempos prehispánicos. En aquellos tiempos era muy común que la gente comiera fuera de sus hogares, tal como sucede ahora.

Los primeros conquistadores que llegaron a México, como Bernal Díaz del Castillo hablan en sus relatos de los mercados y de los puestos de comida preparada. Las cocineras en aquellos tiempos preparaban diferentes guisos que colocaban en tortillas de maíz para que fuera más rápido y fácil alimentarse, ya que era común que la gente se detuviera a comer antes de partir a sus lugares de origen. Este es el origen de lo que hoy conocemos como «tacos».

Algunos historiadores aseguran que el origen de las garnachas se debe a las diferentes migraciones de México, otros tantos dicen que se debe a la combinación de la gastronomía prehispánica y colonial. Ya que dependiendo la región va cambiando el tipo de garnacha.

Conforme el paso del tiempo, la comida callejera fue evolucionando, pero la necesidad de comer rápido y barato prevalece hasta nuestros días, por lo que las garnachas son una deliciosa opción de alimentación, accesible para todos los bolsillos.

¡Si vienes a México, es obligatorio probar estas delicias, con toda seguridad no te vas a resistir!