Más de 15.000 entradas vendidas en la preventa en España auguran de nuevo —dadas las actuales circunstancias— buenos datos a la segunda entrega de la saga «After», adaptación cinematográfica del fenómeno literario que Anna Todd (autora-guionista-productora), ha exportado a más de 30 países. «After. En mil pedazos» llega a la cartelera española el 4 de septiembre con la intención de igualar o incluso superar a su antecesora, la primera película de la franquicia: «After: Aquí empieza todo» que, en abril de 2019, logró colocarse a la cabeza de la taquilla en 17 países y recaudar 70 millones de dólares en todo el mundo. La pregunta inevitable ahora es: ¿lo conseguirá?

Hasta el momento tachada de convencional o mediocre por la crítica internacional y, en contraposición, adorada por sus fans denominados afternators, este fenómeno taquillero de masas adolescentes continúa llevando a la reflexión. Y es que aun tratándose de un romance sincero dado a recordar resulta muy cuestionable, sin embargo, que esté a la altura de otras cintas de sagas similares al estilo Crepúsculo (Twilight) con la que tanto se la ha comparado. La producción estadounidense, que se estrenará en la mayor parte de países europeos este mes, retrasó su proyección a octubre en Estados Unidos debido a la COVID-19.

La relación de Tessa Young (Josephine Langford) y Hardin Scott (Hero Fiennes Tiffin), los protagonistas de «After: Aquí empieza todo» se complica aún más, si cabe, en «After. En mil pedazos» con la llegada de Trevor, (Dylan Sprouse), el nuevo compañero de Tessa en la Editorial Vance, donde consigue un puesto como becaria. Tessa y Hardin, separados por un tiempo, vuelven a reencontrarse después de una fiesta de trabajo en la que Tessa ha bebido más de la cuenta y acaba llamando por teléfono a Hardin para dar inicio de nuevo a sus ya sonadas idas y venidas «¿Con quién estás, Tessa?», pregunta celoso Hardin. «¿Por qué no me has llamado?», contesta Tessa intentando guardar el equilibrio en la secuencia que transcurre en una discoteca a la que debe asistir sin tener claro, previamente tan siquiera, si puede acceder. Tramas familiares, confusiones, altibajos —esos que más captan la imaginación del espectador— se entremezclarán con fantasmas del pasado para poner a prueba la fortaleza de su relación. Con todas las buenas y malas decisiones, Hardin y Tessa continúan sintiendo esa química irresistible que les hace seguir intentando estar juntos.

Cierto es que, como explica su creadora, la segunda parte de la saga es una «representación fidedigna de lo que significa vivir una relación sin tener todas las respuestas y por eso es una película interesante con la que nos identificamos». Seguramente, en cierta medida, el público adolescente ha llevado alguna vez sus secuencias a la memoria intentando recordar si en cierta ocasión experimentaron una situación parecida y cómo transcurrió. Y eso es, precisamente, lo que captura la atención. Es una película que recuerdas porque te lleva al pasado, a la retrospección. Además, «muchas chicas quieren ser Tessa y hacer cambiar al chico malo. Y para los chicos, está la idea de que pueden conseguir a la maravillosa chica inocente, aunque no tengan nada de perfectos», añade Jennifer Gibgot, productora de película. Ahora bien, aun siendo entretenida y artífice de la desconexión, en ocasiones la falta de estructura en el guion, el escaso ingenio de sus diálogos, sumado a diversos clichés, desmerece al conjunto que podría resultar infinitamente mejor.

Rodaje de un fenómeno literario de masas

El rodaje de «After. En mil pedazos» en decorados naturales, como The Howard House, comenzó el 12 de agosto de 2019 y duró veinticinco días en Atlanta, Georgia. Atlanta hizo las veces del estado de Washington, donde transcurre la historia. La Howard House, una propiedad de estilo victoriano construida hace 125 años en el histórico barrio Kirkland, donde los personajes van a una fiesta navideña, ya había aparecido en la primera entrega. Precisamente allí, en Nochevieja, Tessa logra desafiar a las conflictivas amistades de Hardin retándolas con el inocente juego de adolescentes «atrevimiento o verdad», que termina finalmente en batalla campal entre Tessa y Molly, uno de los ex affairs de Hardin.

Con sus más y sus menos, resulta curioso cómo surge este fenómeno adolescente de masas que lleva recaudado más de 70 millones de dólares con Anna Todd a la cabeza y que supone el fiel reflejo del desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas a los ámbitos de la lectura y la publicación editorial. Todd, lectora empedernida, empezó a escribir historias en su móvil a través de Wattpad, la multiplataforma para lectores y escritores. La serie «After», inspirada en el grupo musical One Direction especialmente en su cantante Harry Styles, se convirtió en la más leída de la plataforma con más de 1.500 millones de lecturas.

La edición impresa de la novela «After: Aquí empieza todo» fue lanzada por la editorial Simon & Schuster en 2014; ha sido traducida a más de treinta idiomas y se han vendido más de once millones de ejemplares a nivel internacional. Además, ha encabezado las listas de libros más vendidos en Italia, Alemania, Francia y España antes de dar el salto definitivo a las salas de cine de todo el mundo.

Ficha técnica

Título original: «After We Collided»

País: Estados Unidos

Dirección: Roger Kumble

Guion: Anna Todd, Mario Celaya

Intérpretes: Josephine Langford, Hero Fiennes Tiffin, Dylan Sprouse

Fotografía: Larry Reibman

Género: Drama romántico

Duración: 105’

Productora: Voltage Pictures, Offspring Entertainment, CalMaple Media, Frayed Pages y Wattpad Entertainment